ACTUALIDAD Y POLÍTICA... ACTUALIDAD Y POLÍTICA...

Política

REMOCION

En las redes sociales se ha fustigado al alcalde de Nuevo Chimbote y sus funcionarios de línea por haber hecho una suerte de “enroque administrativo” en sus dependencias con la finalidad de saltar la valla de las observaciones formuladas por la Contraloría General de la República. Nos estamos refiriendo a las decisiones adoptadas por la gerencia municipal luego que el organismo de control observara la designación de algunas sub gerencias en la medida que los elegidos no contaban con el respaldo profesional y académico que establecen los reglamentos internos. La Municipalidad sureña le dio la posibilidad a los funcionarios observados para que hagan llegar la documentación que ostentan y que puedan corregir los vacíos detectados, solo cumplieron algunos pero fueron 12 los funcionarios que no llegaron a satisfacer los requerimientos de la normatividad. Por ello la gerencia municipal se vio precisada a removerlos a pesar que se trata de personal de confianza que los necesita, por ello es que ha apelado a la contratación, vía CAS, de los mismos funcionarios para que se sigan desempeñando a través de cargos de asistentes o asesores según los requerimientos de cada área. Esto ha sido calificado como una “criollada” por los enemigos de la gestión de Caldas, sin embargo, lo que no tienen en cuenta es que una cosa es tener la condición de sub gerente y otra de asistente, aun cuando el removido se dedique a realizar las mismas funciones que tenía antes. En materia remunerativa hay una enorme diferencia, si los removidos han aceptado que los contraten en otro rango administrativo es porque deben ceder mucho en materia de estipendios, de allí que no cabe censurar a la gerencia municipal cuando lo que ha logrado es persuadir a profesionales que se mantengan en el aparato administrativo a pesar de tener menores remuneraciones. Entonces la pregunta que se cae de madura es ¿Por qué tanto salto si el suelo está parejo?

HOSPITAL

Una gestión exitosa redondeó la semana pasada el alcalde de Santa, Eugenio Jara Acosta, luego de reunirse con la ministra de Salud, Zulema Tomás Gonzales y recibir el visto bueno para la pronta edificación de un hospital para su distrito. En realidad estas gestiones no son nuevas, son producto del permanente “tocapuertas” de los funcionarios ediles ante las altas instancias del ejecutivo y que se sustenta en la necesidad de contar con un establecimiento que se encuentre en condiciones no solo de atender casos mejores, sino que pueda contar con áreas de internamiento y hasta de cirugías. El distrito de Santa ha crecido tanto, cuenta con una serie de asentamientos en su zona periférica y hasta la fecha cuenta solo con una Posta de Salud que no está en condiciones de poder atender alguna emergencia de mediana envergadura. Cada vez que se presenta un caso grave debe trasladar a los heridos hasta La Caleta o Essalud de Laderas con el consiguiente riesgo que a mitad de camino el paciente puede expirar o ver peligrar su salud. La Ministra ha dispuesto que los técnicos del PRONIS, el programa nacional de inversiones en Salud, los mismos que hace algún tiempo llegaron a El Progreso para poner en marcha el hospital del mismo nombre que ya es casi una realidad, deben haber llegado al distrito para tomar conocimiento del terreno y sentar las bases de un estudio que le permita poner en marcha las gestiones de presupuesto y licitación. Ojo que un proyecto similar emprende en el distrito de Nepeña el alcalde Pedro Carranza López y de obtener el visto bueno significaría que los distritos de la provincia ya se ponen los pantalones largos en el crecimiento y progreso que realmente se merecen.

SENDERO

Todo indica que la Policía no le ha prestado mayor importancia al hallazgo de un trapo rojo en un cerro aledaño al sector La Huaca en el vecino distrito de Santa, el mismo que estaba en sector aledaño a unas inscripciones antiguas del movimiento subversivo Sendero Luminoso. Cierto es que en la época más violenta del país, cuando los movimientos subversivos pretendieron diezmar las entrañas de la democracia en el país, existieron brotes terroristas en el vecino distrito, sin embargo, de ello ya ha pasado mucho tiempo, a nivel del país las huestes senderistas fueron diezmadas, de allí que el incidente que ha trascendido a nivel periodístico no debe pasar de las travesuras de algunos avisados que quieren llamar la atención de esta manera. Las inscripciones en el Cerro son antiguas de allí que lo mejor sería que las destruyan y las retiren para que no se utilicen de esta manera.

Facebook Oficial

Facebook Oficial