LLEGARON MOLIDOS LUEGO DE 16 HORAS DE VIAJE

Deporte Local

Ayer pasado el mediodía arribó José Gálvez:

viaje

José Gálvez llegando ayer desde Llacuabamba.

“El viaje ha sido matador, son muchas horas y se va despacio y eso es lo que más afectó, los muchachos están molidos”, son palabras textuales del entrenador galvista Edwin Herrera Ushiñahua, ayer cuando retornaron a nuestra ciudad procedentes de Llacuabamba, más allá del medio día en plena plaza de armas.

Uno a uno fueron bajando del bus, los jugadores y su semblante no era normal, se notaba que el cansancio hizo presa de todos , por la forma como se configuró la travesía a un lugar tan lejano y porque para entrar y salir de allí el tramo carretero es insoportable.

“Todos están cansados y ellos saben que deben descansar para estar mañana nuevamente y empezar los trabajos para el fin de semana”, dijo el entrenador Herrera Ushiñahua. Pero allí Víctor Lecca el preparador físico añadió, “Mañana(hoy) ya lo hemos solicitado habrá una piscina de hielo”. Las prácticas se reanudan en Miramar.

Sobre el partido, Herrera manifestó, lo más justo era un empate, pero es evidente que el árbitro influenció en el resultado y lo vimos todos, cuando Uculmana le falto el respeto y se lo dije, porque no es normal ver esas cosas, con un árbitro en el extremo parcializado.

El ómnibus arribo a la plaza de armas sobre las doce y cuarenta del día luego de haber salido de Llacuabamba a las ocho de la noche del domingo. Es decir 16.40 horas de travesía desde que partieron hasta nuestra ciudad. Previa parada en Trujillo para tomar desayuno.

Antes de terminar recordó que lo más desgastante fue el tramo de la ida desde Huamachuco hasta Llacuabamba, porque salieron a la una de la tarde y llegaron a las once y cuarenticinco de la noche. Fue terrible y los chicos estaban cansados, todos lo estábamos, pero por el esfuerzo que ellos tenían que hacer entonces más les afectó.

Además, agregó finalmente, pero aun así, terminamos el primer tiempo dominado tenido la pelota y empatando en el marcador, pero lo que sucedió luego no lo podemos controlar porque el árbitro cobro un penal que no lo vio nadie, dijo el entrenador.