¿Y LA RESPONSABILIDAD DE LOS JUGADORES EN LA ELIMINACIÓN?

Deporte Local

En José Gálvez:

• El entrenamiento invisible no existió en gran parte de la plantilla galvista.

Galvez

Este once galvista jugó el primer partido de la Etapa Nacional ante DIM.

“Dejamos en la concentración, en el hotel, 18 jugadores y se escaparon 9, entiendes que es eso, la mitad”. Son palabras textuales de Norman Luna Abanto, Gerente Deportivo de José Gálvez, ante una pregunta nuestra por los hechos que se conocieron después de la derrota en Huaraz, pero que habían pasado en la madruga del lunes 23 de setiembre.

Se jugó el domingo 22 de setiembre, en el Centenario y se jugaría el miércoles 25 en el Rosas Pampas en Huaraz. Lógicamente que era obligatorio concentrar para alistar el viaje a Huaraz y optar por el descanso absoluto de los jugadores si a pesar de la derrota aún se mantenía la esperanza de clasificar por la cantidad de partidos faltantes, pero si esa parte importante del descanso de los jugadores no existía, que rendimiento podría haber, en el campo de juego?.

El asunto del estado físico en la escuadra galvista siempre estuvo en la mira de todos, porque si bien las etapas distrital, provincial y hasta la departamental la pasaron con cierto aire, pero era evidente que algo no nadaba bien. No olvidar ese partido ante el representante de Casma en el estadio Centenario donde a las justas pudieron ganar 1 – 0 y pidiendo tiempo.

Lo cierto es que esos partidos ante Alejandro Villanueva hizo olvidar las falencias existentes porque ganó al equipo del alcalde de Santa en el ida y vuelta y casi sin dudas y sin murmuraciones y con autoridad. Alguien podría rebatir luego de esos dos choques donde ni Horna, ni Gutiérrez , ni Mejía aparecieron en el horizonte?. Ese equipo estaba financiando.

En José Gálvez ocurría lo contrario,  la procesión venia por dentro, porque no había dinero y además no se cuidaban y el andar cansino en el terreno de juego era precisamente por esa forma tan irresponsable de no cuidarse y poner como primer asunto la juerga como ellos mismos lo demostraron días más tarde.

Hubieron seis nombres que se hicieron públicos por aquel escape del hotel que se ubica frente al estadio y de donde salieron antes de la una de la mañana del lunes 23 de setiembre. Juan Carlos Alvarado, Gonzalo Guadalupe, Diago Portugal, Diego Chávez, Bryan Rojas, Bruno Celis. Fueron los nombres que se conocieron y se publicaron luego del partido que se perdió en Huaraz.

Se supo que eran nueve y que la dirigencia perdonó a tres pero de esos tres nuestro Diario conoció el nombre de dos de ellos como son José Luis Rosales e Iván Giraldo. Al final la dirigencia perdonó no solo a Rosales, Giraldo sino también Rojas y Celis. Los otros cuatro no tuvieron perdón, sus antecedentes no los avalaban.

Esa irresponsabilidad por parte de un grupo de jugadores de incidir en los temas de indisciplina fue una de las causas para que el equipo pierda el rumbo pues en la cancha era evidente que el agotamiento físico cumplía su cometido y el rendimiento no era el eficaz.

Los jugadores se han quejado de la dirigencia, bajo una óptica totalmente errada, porque no hubo responsabilidad de por medio ni tampoco autocrítica, la poca preparación física que se tuvo se iba por la borda con el comportamiento noctámbulo de muchos de ellos. La mejor forma de comprobarlo está en el rendimiento en la etapa nacional copera. No solo los resultados sino el rendimiento en la cancha que dejo muchísimas dudas.

Claro no es la responsabilidad total de los jugadores, pero ellos tienen una parte y grande en todo lo sucedido. El poco cuidado personal que tienen no solo los perjudica de manera personal sino también a todo el equipo.

Si estando concentrados se fueron a divertir y malograr el estado físico, como sería sin estar concentrados?.(El Editor)