Ambulante pagó caro su atrevimiento:

condenado

Genri Francisco Mija Peña fue condenado a prisión efectiva.

Un vendedor ambulante que en estado etílico realizó tocamientos indebidos en las partes íntimas de un ama de casa en plena vía pública, fue sentenciado a un año y 8 meses de prisión efectiva por haber admitido su responsabilidad en el delito de actos contra el pudor. El fallo fue emitido por el Dr. Jhon Bernardino Pillaca Valdez, juez del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia del Santa.

Alrededor de las 9 de la noche del martes 12, la víctima identificada con las iniciales M. S. C. E. (44), esperaba un colectivo en el frontis del centro comercial Las Malvinas, de la avenida José Gálvez. Repentinamente apareció Genri Francisco Mija Peña (44), quien presentaba aliento alcohólico, y frotó su cuerpo contra el de la agraviada, aprovechando para tocarla.

La asustada mujer solo atinó a empujar al depravado que se alejó riéndose, para volver instantes después y colocarse a un metro y medio de su víctima. Aterrada, pidió apoyo a unos policías motorizados que patrullaban la zona, quienes aprehendieron al sujeto.

Ante el magistrado del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, Mija Peña a través de su abogado defensor, solicitó acogerse a la terminación anticipada del proceso y aceptó su responsabilidad. El procesado tiene antecedentes penales por el mismo delito en agravio de una menor de doce años por el que fue sentenciado el 2017 a una pena suspendida de 3 años y 5 meses.

Finalmente, el juez sentenció a Genri Mija a ser internado en el penal de Cambio Puente por el plazo de un año y 8 meses.