Municipio los clausurará en cinco días:

• Locales aledaños a zona siniestrada funcionan con puestos armados de triplay.
• Sus instalaciones eléctricas se encuentran expuestas a la intemperie y son un real peligro.

galerías

Autoridades en “La Cachina”.

La Municipalidad Provincial del Santa otorgó un plazo cinco días a dos galerías del jirón José Olaya, de la zona comercial La Cachina, para que se formalicen e implementen sistema de seguridad en sus instalaciones.

Ayer domingo el jefe de Defensa Civil, Giancarlo Ventura Vásquez, el subgerente de Licencias, Comercialización y Mercados, Alexander Cueva Galiano; acompañados del fiscal de Prevención del Delito, Julio Rivera Jaco, llegaron a la zona del siniestro para evaluar las condiciones en que funcionan los locales comerciales.

Ingresaron a dos inmuebles habilitados como galerías donde se han instalado puestos de triplay para la venta de ropa y zapatillas. En ambos constataron sus pasajes estrechos, sin puerta de emergencia. En la galería, que no tiene nombre que lo identifique, encontraron cables de energía eléctrica en el aire denotando peligro además que no tiene permiso de funcionamiento.

En la galería “Cachina, la única” constataron además que no hay señalización, los pasadizos también son angostos, hay desnivel de los pisos entre otras condiciones peligrosas de seguridad, expresó Ventura Vásquez.

Para el funcionario el operativo permitió comprobar que los dos locales no reúnen las condiciones mínimas de seguridad para ser dedicados al comercio. “Este problema es de muchos años, siempre se buscó la manera de que estén formalizados; sin embargo, los conductores no acatan la disposición” sostuvo.

El subgerente de Licencias, Comercialización y Mercados, Cueva Galiano, indicó que con anterioridad notificaron a los comerciantes a ponerse a derecho debido a que no cuentan con licencia y certificado de Defensa Civil “por lo que es necesario que a la brevedad posible tramiten su formalización ante la Municipalidad del Santa. Son casas acondicionadas como galerías, pero necesitan que reúnan las medidas de seguridad para acoger a los clientes”, explicó.

Por su parte, el fiscal Rivera Jaco, tomó apuntes de las condiciones de exposición al peligro para los mismos comerciantes y sus clientes en ambas galerías por tener cables de energía eléctrica colocados de manera informal, no contar con extintores y el material inflamable existente.

La inspección se realizó después que el viernes pasado se registró un dantesco incendio que consumió una gran cantidad de locales comerciales cuya cifra inicial se dijo fueron 50 y ayer dijeron que fueron más de 80.