Opinión

Pido la Palabra: LA TV EN EL FUTBOL

Ricardo Miranda Tarrillo

Montreal 10 Marzo 2016

El uso del video para repetir jugadas y goles  es común en el futbol local e internacional,  pero eso no quiere decir que vaya a funcionar como apoyo y ayuda del arbitraje, agregó con cautela el flamante Presidente de la FIFA. Es necesario mencionar que en la Copa del Mundo de Brasil 2014 ya se usó la llamada tecnología de gol, por la que el árbitro recibía en su reloj un aviso cuando la pelota atravesaba efectivamente la línea de la portería. Así se evitaban los llamados “goles fantasma”.

Pero el uso del video, sin embargo, no es aún un hecho. “El desarrollo del juego es crucial y no se puede poner en peligro el correcto desarrollo técnico de un partido. Por eso es que los dirigentes de la nueva FIFA consideran que  deben estar abiertos a comprobarlos, agregaron. Y es que el uso del video plantea ciertos interrogantes. Por ejemplo:

¿Se interrumpirá el desarrollo normal del juego?

Los árbitros de la IFAB están decididos a que eso no suceda. Si el juego se interrumpe demasiado por el video, no se aplicará completamente. Los motivos logísticos, como por ejemplo determinar cuándo el árbitro detiene el partido para revisar unas imágenes, son los principales problemas por los que el IFAB se niega a definir cuándo comenzará el experimento. Además, el uso del video requerirá la implementación de cámaras en los estadios.

¿Y también se usará para los fuera de juego?

No ocurrirá a menudo que los árbitros detengan el partido para revisar una decisión de fuera de juego. Pero los goles sí pueden ser revisados si hubo una posición en la jugada del gol.

¿Dónde se realizarán las pruebas?

El IFAB dice que 12 países han expresado ya su interés por realizar los tests.

¿A qué nivel de juego se usará?

             Está aún por decidirse. El fútbol siempre se ha enorgullecido de que el juego es esencialmente el mismo tanto si se juega en un parque como en un gran estadio. La tecnología, obviamente, no estará disponible para todos. En un nivel profesional tampoco todas las canchas tienen acceso al número de cámaras necesarias para suministrar la cobertura adecuada para tomar las decisiones clave. El video debe ayudar a los árbitros y evitar los errores y las polémicas.

             ¿Les gustará a los jugadores?

Por norma general, los futbolistas están muy a favor del uso de la tecnología para corregir errores. Si se implementa de forma adecuada, no hay razones para creer que en las próximas pruebas se realicen más mejoras. Esto pone de manifiesto la preocupación de la flamante directiva de la FIFA que ha puesto especial atención en los problemas reglamentarios que suelen ser motivos de encendidos debates.

El caso frecuente es de los goles convertidos en posición adelantada, que el árbitro no puede advertirse por su posición en el campo, y tanto es así que durante el primer torneo del recién inventado fútbol en Inglaterra, a principios del siglo pasado, las autoridades consideraron indispensable crear a los marcadores de línea quienes por su misma posición sobre las líneas laterales del campo, pueden percibir mejor la posición adelantada de un jugador.

Sin la menor duda, el perfeccionamiento de la función de la TV durante los partidos en aquellas situaciones en las que los árbitros no alcanzan a registrar con propiedad la falta, no solamente el off-side, también durante el desarrollo de un partido. Es uno de los motivos que darían lugar a la creación de cámaras con silbato para sancionar las faltas que el árbitro no alcanza a percibir. Alguien que por este camino, no pasará mucho tiempo para que desaparezcan los árbitros humanos y ocupen su lugar los árbitros de TV, quienes seria en verdad infalibles en el cobro de faltas y así el futbol perdería un motivo de debate pero ganaría un 100 por ciento de acierto.

Los dirigentes de la nueva FIFA se han mostrado entusiasmados con esta posibilidad y no sería sorprendente que en el Mundial del 2022 en Katar, los de negro cumplan funciones muy accesorias como control de carnets de cancha y esas cosas y nada más. Y el partido cobraría otros colores más resplandecientes. Todo sea por el futbol.