Noticias Locales

MALOS HABITOS ALIMENTICIOS GENERAN SEVEROS PROBLEMAS DE DESNUTRICION

En el marco del lanzamiento de la Segunda Semana de Lucha Contra la Anemia, la Red Pacífico Sur informó que el 38 por ciento de niños de su jurisdicción presentan problemas severos de desnutrición debido a los malos hábitos alimenticios que ocasionan los mismos padres de familia.

Esta preocupante información la dio a conocer la coordinadora de la Estrategia de Nutrición de la Red Pacífico Sur, Claudia Novoa Izaguirre, quien señaló que a nivel nacional, la región Ancash se han diagnosticado que más del 50 por ciento de niños menores de cinco años sufren de anemia.

“A nivel nacional se viene lanzando la segunda semana de lucha contra la anemia, debido a que en el Perú es un grave problema de salud pública, en nuestra región es más del 50 por ciento y en nuestra red de cada 100 niños 38 padecen de anemia y sabemos que esto va frenar el nivel del crecimiento del niño”, expresó la especialista.

Manifestó que lo más preocupante es que de la jurisdicción de la red de salud, los distritos que presentan más alto índice de anemia son Quillo y Nuevo Chimbote a pesar de ser zona urbana.

“Muchas veces se asocia con la pobreza pero son muchas veces por factores culturales y malos hábitos por los cuales los niños presentan este problema, pueden haber niños con buen nivel educativo y económico y aun así presentan este problema”, expresó.

La especialista, señaló que la mayoría de madres de familia no inculcan a sus menores hijos a consumir alimentos como hígado, pescado con carne negra, sangrecita, hígado y baso de res y carnes rojas.

Asimismo, señaló que otro factor para padecer de anemia se debe a la “Parasitosis”, debido a que la mayoría de viviendas en los pueblos jóvenes del distrito sureño no cuentan con agua potable, por lo que la mayoría de familias compran agua a los camiones que muchas veces no prestan las condiciones de salubridad.

Como parte de la campaña, personal del salud de la Red Pacifico Sur repartió a más de cien niños que se encontraban en la Plaza Mayor de Nuevo Chimbote, pequeños recipientes con alimentos hechos a base de sangrecita y hígado.