Política

ACTUALIDAD Y PÑOLITICA…..ACTUALIDAD Y POLITICA

RELAJO

“No hay sin suerte” exclamaron en Huaraz cuando advirtieron que los magistrados de la Sala Penal Liquidadora Permanente de la Corte de Ancash, con sede en Huaraz, suspendieron la audiencia del candente caso de la venta de productos eléctricos sobrevalorados que se sigue contra Waldo Ríos Salcedo, apenas a los 30 minutos de haberse iniciado. Se había presentado un segundo testigo que estaba dispuesto a “vomitar” todo lo que sabía sobre los manejos oscuros que se concretaron cuando Waldo Ríos era alcalde de Huaraz, empero, su interrogatorio no pudo concluir porque el presidente de la Sala argumentó que existían otras audiencias programadas y tenían que postergar la continuación de la diligencia para el próximo martes 16. Es cierto que la agenda de los juicios orales está muy apretada empero, tratándose de un caso emblemático y de gran importancia, los magistrados deben tomar sus precauciones para avanzar con las audiencias, no puede ser posible que le dediquen solo media hora a un juicio en el que está en juego la cabeza de la máxima autoridad en Ancash, con mayor razón cuando han aparecido involucrados y testigos que están entregando testimonios contundentes respecto a la responsabilidad penal de Waldo Ríos y su entorno familiar y funcional, las declaraciones de Joaquín Santiago han sido explosivas y se ha sumado el testigo Clemente Osorio que también está dispuesto a terminar con el silencio al que fue obligado a mantenerse todos estos años. Por ello la decepción de los asistentes y la prensa que de manera masiva se han acercado a seguir de cerca estas incidencias porque ponen de manifiesto que es uno de esos casos en los cuales el destape derivará en condenas sumamente drásticas. Ojalá no exista un ánimo velado de enfriar un poco el tema.

DESPERTADOR

Ya tenemos bastante en Chimbote con que avisados abogados frustren las audiencias de casos emblemáticos apelando al pretexto de hallarse mal de salud, para que también una fiscal promueva estas mismas dilaciones al no presentarse a la hora en una diligencia. Esto ha ocurrido con el sonado caso de la “desratización”, en el cual la fiscal superior Carla Zuloaga brilló por su ausencia en el reinicio del juicio oral y dio lugar a que éste se postergue. Se dice que la Fiscal ha justificado ante sus superiores que un pasacalle que se realizó en el centro de la ciudad, como parte de las actividades de la fiesta patronal, no le permitió llegar a tiempo sino cuando la diligencia se había suspendido, cuando ya los vocales se fueron a sus oficinas y las partes se retiraban del palacio judicial. ¿Será cierto que un congestionamiento pueda impedir la presencia de la representante del Ministerio Público a un audiencia? La verdad es que nosotros lo dudamos porque estuvimos presentes ese día en la sala de Audiencias en donde, llegada la hora de la diligencia, el secretario de sala dio cuenta de la llamada de la fiscal pidiendo que le otorguen 10 minutos de tolerancia. Los magistrados, el fiscal y las partes se mostraron dispuestos a esperarla, empero, no solo pasaron 10 ó 15 minutos, sino que los vocales tuvieron la extraña paciencia de esperar a la fiscal hasta 40 minutos  y ella no llegó. ¿Tanto tiempo puede tomarle un congestionamiento del tráfico en Chimbote? La verdad es que es difícil creerle pero lo más cuerdo es que en el Ministerio Público le regalen un reloj despertador a esa Fiscal para que llegue a tiempo a sus diligencias y no frustre las audiencias.

INSEGURIDAD

El robo registrado anteanoche en la Tienda “Metro” dice mucho de la enorme inseguridad que se vive en la ciudad, tanto en el distrito sureño como en la zona céntrica de Chimbote. Que cinco delincuentes puedan perpetrar un audaz robo en un establecimiento que cuenta con seguridad privada y con sistemas de seguridad que se supone son de marcada eficiencia, de última tecnología, ya no puede dejar de llamar la atención. De la misma manera, el patrullaje policial y del serenazgo ya no ayuda en nada, en realidad, estos delincuentes se pasearon por las “tiendas Metro” en donde mantuvieron como rehenes a más de 20 empleados, salieron del lugar como si nada llevándose cinco maletas cargadas de aparatos telefónicos y de informática sumamente valiosos, al margen claro está del dinero de la caja fuerte. Este es otro detalle que la Policía deberá trabajar, pues ha sido evidente que los delincuentes conocían los ambientes y donde se hallaba el dinero. Esperemos que después de tantos robos, la policía se haga una y capture a estas bandas que están asolando la ciudad y los están dejando muy mal parados. ¿Hay inteligencia policial en nuestra ciudad?