Deportes

JOSE OLAYA Y AC. JOSE GALVEZ FUERON ELIMINADOS AYER

En encuentros con incidentes donde la terna de árbitros tuvo un accionar parcializado a favor de los locales, los representativos  de la Academia José Gálvez  (sub-15) y José Olaya (sub-13) le dijeron adiós al Campeonato de Menores, Copa Federativa, al caer en instancias decisivas ante los similares del Fuerza Vallejo y la Escuela de Fútbol de la Universidad César Vallejo, respectivamente.

A pesar de las adversidades por las que se vieron envueltas, ambas escuadras chimbotanas realizaron una digna actuación, que según fuentes, se hubieran merecido otro futuro. Sin embargo, como ya es habitual en estas instancias, las actitudes extradeportivas por parte de los ‘jueces de negro’, hinchada y dirigencia de los equipos locales tienden a favorecer a sus clubes.

Lo escandaloso, según dialogamos con el presidente de la Academia José Gálvez, Juan Carlos Acosta, es que el comité organizador de fútbol de menores en el departamento de La Libertad careció de seriedad al programar los encuentros deportivos. Pues, ni bien llegaron al Estadio Municipal de Salaverry, se llevaron la sorpresa de que ésta no prestaba las garantías de seguridad; haciéndolos presagiar que el final de las contiendas no iba hacer de la mejor. Y así fue.

Los encuentros no tuvieron un desenlace feliz al producirse actos de violencia entre hinchadas de diferentes bandos, amenazas a la terna arbitral, agresiones verbales entre comandos técnicos; y lo perjudicial es que se produjeron expulsiones a jugadores que ni participaron de las grescas que se produjeron en algunas pasajes del encuentro.

DERROTA VERDE.

Viajó a Trujillo con la esperanza de cerrar su clasificación a la siguiente ronda pero, el parcializado accionar del árbitro liberteño originó que su sueño se vea truncado. Nos referimos al conjunto del José Olaya, que se despidió del torneo de menores al caer en penales ante el Fuerza Vallejo por 4-3.

Dentro de los 80´ de juego, el equipo dirigido por César Eguiluz realizó un buen accionar; producto de ello es que apenas cayeron por 3-2, y forzaron su clasificación mediante el disparo de los ’12 pasos’.

Y cuando todo hacía presagiar que por esta vía se iba a definir al equipo que disputará la Fase Nacional, la actitud parcializada  del árbitro (según sus dirigentes) originó que uno de los penales a favor del equipo chimbotano sea invalidado por una supuesta falta error técnico del golero Christopher Gutiérrez. Frente a esta falla, el juez de la contienda ordenó que se ejecute nuevamente el penal, donde para suerte de los trujillanos el balón logró ingresar.

Lamentablemente, en los dos últimos remates el equipo ‘verde’ no fue eficiente al errarlos. Y con este panorama, los locales celebraron su triunfo. Sin embargo, este resultado  desencadenó la violenta por parte de los padres del equipo chimbotano, quienes se volcaron encima del árbitro; forzando la intervención de las fuerzas del orden para tranquilizar el ambiente.

A UN GOL DEL OBJETIVO.

Otro triste final es la que tuvo la Academia José Gálvez (sub-15) al caer en el último tramo del encuentro ante la Esc. Fútbol de la Universidad César Vallejo por 4-3. El equipo dirigido por Carlos García se vio limitado a proponer un buen juego en la segunda parte del encuentro, debido a que el árbitro terminó dejándolo con 10 elementos, al expulsar a su delantero André Cruz Llalle.

Con estas adversidades, y encima el buen juego de su rival, el equipo chimbotano se vio en la obligación de jugar solo al contragolpe. Y este método le dio buenos resultados, ya que terminaron anotando tres tantos por parte de Ronaldo Cabrejos (22´ PT), Rodrigo Puicón ( 16´ ST), y Ricardo Gonzáles ( 30´ ST).

Aun así, los galvistas vieron caer su pórtico también en tres oportunidades vía Silvio Marini (8´ PT), Kevin Cruz (19´ ST) y Anderson Torres ( 28´ ST) a favor de los ‘Poetas’. No obstante, ya en las postrimerías del partido, sobre los 41´ el equipo vallejiano logró marcar el cuarto a través de Jorge Ferrer.

Este último tanto, a falta de dos minutos para que concluya el choque, no permitió que los chimbotanos se rindan; y adelantaron todos sus líneas en búsqueda del empate. Es así, que luego del buen pase en callejón de Irvin Cornejo permitió que Rodrigo Román quede mano a mano con el golero, y éste lo derrumbe. Era un penal legítimo pero, el juez no terminó cobrándolo.

Frente a este accionar, se produjo una serie de actos nuevamente violentos entre la hinchada de la Academia José Gálvez y la barra rival; originando que el árbitro se marche del escenario deportivo con el apoyo del patrullero, y finalmente no emita su informe.

 Hasta el cierre de nuestra edición, trascendió que el árbitro no llegó a presentar los resultados oficiales de este choque, donde según los dirigentes del equipo ‘académico’ será en contra de su institución.